domingo, 27 de abril de 2008

Primavera

Estos días hemos estado viendo la primavera en todo su esplendor. Valgan estas fotos para despedir el mes de abril.

Triguero (Miliaria calandra) en su posadero,
junto la laguna de Guialguerrero (Zaragoza)
La lavandera boyera (Motacilla flava) ya se ve por ríos y
zonas húmedas. Ésta se alimentaba en la orilla de la
laguna de Guialguerrero
El sisón (Tetrax tetrax) es una especie difícil de observar. Este ejemplar
deambulaba entre las llanuras cerealistas de Bello (Teruel)
Las abejas también inician su frenética actividad. Los endrinos, al igual
que otras rosáceas, ya están en flor, y atraen a multitud de insectos.
De la Vega©

De la Vega©

Los "abejorros sociales" también se unen al festín del endrinal.
En este caso se trata de Bombus ruderatus. De la Vega©

De la Vega©

De la Vega©
De la Vega©

Y otra especie, esta vez alimentándose de la flor del endrino.
Se trata de un escarabajo, Oxythyrea funesta.

jueves, 24 de abril de 2008

Un paseo...

Guadalajara, Soria, Zaragoza, Teruel. 2 días y multitud de paisajes. Desde el llano cerealista manchego al soriano, y del Moncayo a la Ribera Baja del Ebro.


video

sábado, 19 de abril de 2008

En abril...

El mes de abril está siendo medianamente generoso en gran parte de la comarca del Jiloca, especialmente al norte. Tras un verano pasado falto de tormentas, un otoño seco y un invierno bastante pobre en precipitaciones, abril parece remontar una tendencia negativa en pluviometría. "No tiene ganas de llover" es la frase más escuchada por estos lares. Y es que desde abril del año pasado no llueve en condiciones en esta zona de la ibérica turolense.



Estos días caen algunos chubascos que vienen del oeste acompañados de rachas moderadas y fuertes de viento. Menos es nada. Ahí quedan unas instantáneas...

martes, 15 de abril de 2008

Laguna del Cañizar

La laguna del Cañizar se encuentra situada entre los términos municipales de Cella, Villarquemado y, en menor medida, Santa Eulalia, en la provincia de Teruel.


Ver mapa más grande

Antiguamente fue una importante laguna de agua dulce, pero a lo largo de la historia este territorio ha primado su potencial productor al medioambiental. Esto hizo que fuesen numerosas las intervenciones para desecar la mayor parte del terreno posible, a fin de hacerlo cultivable. En otras zonas existían amplios pastos, donde antaño se alimentaba el ganado.




La laguna del Cañizar sería en su origen una cuenca endorreica que recogía las aguas del "río Cella", así como de otras ramblas y barrancos. Con los sucesivos drenajes, este amplio territorio se convirtió en parte de la cuenca del río Jiloca, llevando toda el agua por una red de canales y acequias hacia el norte y dándole salida, superando las elevaciones de Singra, hacia Monreal del Campo.


Pero el paso del tiempo ha ido dejando las cosas en su sitio. En épocas lluviosas, la laguna del Cañizar recupera en parte su extensión y anega terrenos de cultivo. Esto, unido a la creciente importancia del agua y los humedales, ha hecho cambiar de estrategia: recuperar la antigua laguna es ahora el objetivo. La restauración ecológica de la laguna del Cañizar es un ambicioso proyecto en el que está trabajando la Confederación Hidrográfica del Ebro, con el consenso de los municipios de Villarquemado y Cella, así como de la Junta General de Aguas del río Cella y la Acequia del Cañizar. Con estas actuaciones se convertirá en la laguna de agua dulce más extensa de la Cuenca del Ebro, con un gran potencial ornitológico, paisajístico y ambiental. La zona inundable será de hasta 350 has., con 50 has. más de prados húmedos y pastizales.





domingo, 13 de abril de 2008

Fin de semana primaveral

Poco a poco los días van siendo cada vez más largos y el sol calienta cada vez más. Las collalbas grises ya se ven por lo campos desde hace unas semanas.



Collalba gris. De la Vega©

En los montes de la cuenca de Gallocanta el marojal todavía no ha despertado del letargo invernal y sus ramas permanecen aun desnudas. Las últimas lluvias, aunque escasas, se notan un poco: los musgos ya tienen vivos colores que nos dan un toque de color en el sotobosque y nos recuerdan que sigue habiendo vida tras el largo invierno.


Desde el pico de Santa Cruz (1.423 m.) la vista es espectacular. El valle del Jiloca, el Campo Romanos, montes de Calatayud, Moncayo, y sobre todo, cuenca de Gallocanta. La laguna de Guialguerrero es como un charco rodeada de sembrados. Y el ibérico paleozoico bajo nuestros pies y de noroeste a sureste.

En Sierra Menera el invierno también se resiste. Cielos azules y rodeno, esa piedra rojiza que en esta zona lo impregna todo. Paisajes sinuosos, rotundos. Como el aljibe de Rodenas, otras viejas construcciones de rojo pedernal se levantan y conjugan a la perfección con su entorno. Un equilibrio de colores, formas, arte y un estilo de vida a caballo entre el Jiloca y Albarracín.



domingo, 6 de abril de 2008

VoluntaRíos


video


Hoy nos han visitado los amigos de VoluntaRíos. Desde temprano hemos estado recorriendo con ellos el río Pancrudo desde su desembocadura hasta el puente de San Miguel, todo el territorio de este río comprendido en la comarca del Jiloca.

Lo cierto es que me ha parecido increíble que haya gente tan comprometida y sensibilizada con los ríos, y en general, con el medio ambiente. Desde aquí hemos intentado transmitirles todo aquello que sabemos de nuestro río Pancrudo, de las riberas de chopos cabeceros, de los usos de las antiguas yeseras, de la importancia de estos ambientes naturales tan pobres a simple vista pero tan ricos cuando profundizamos en su gran especificidad y exclusividad, así como de la problemática de su supervivencia y conservación. Para finalizar la jornada, hemos plantado 100 sabinas en una ladera afectada hace unos años por un incendio forestal.

Ellos nos han transmitido las ganas y la ilusión de un grupo de gente unida de muy distintas edades, en algunos de setenta para arriba. Ese espíritu, esas ganas, la convicción y el sacrificio de una mañana de domingo, el interés y las ganas de aprender son una lección de esas que nunca olvidas. Una experiencia preciosa.

VoluntaRíos.